No Sólo Una Hamburguesa: Educación Imaginativa En Acción

Por Gillian Judson (Translated by Camila Lecaros–Gracias!)

ANTES DE COMENZAR… ¿Por qué la monstruosa hamburguesa? Esta publicación fue originalmente una presentación de 5 minutos que entregué en #GetFed, un #EDVent en Vancouver organizado por @gabrielpillay1 (y su maravilloso equipo) que tenía como tema “comida” y “comedor”. Mi tema: “Prácticas que alimentan la mente y nutren la imaginación”. Así que decidí concentrarme en una hamburguesa. Mi estilo de escritura es poco convencional… Mi objetivo era caminar el camino, quería que mi público de educadores sintiera realmente los remolcadores imaginativos y las respuestas emocionales que todos los seres humanos experimentan cuando las herramientas cognitivas se emplean en el aprendizaje. Tengo curiosidad acerca de qué tipo de impacto tendrá el mensaje en aquellos que lo lean, a diferencia de los de la audiencia. Por favor, ¡lee y déjame un comentario! La imagen de abajo fue la diapositiva que mostré durante mi charla…

Este es la 2/3 lb Monster ThickBurger de Hardees.

¿Por qué tienes hambre de saberlo?

A primera vista podría causar curiosidad la cantidad de calorías que contiene esta monstruosa hamburguesa. Bueno, te puedo decir que esta es en realidad la hamburguesa de comida rápida con más calorías en el mercado, con unas asombrosas 1,290 calorías y unos escasos 92 gramos de grasa.Se ve tremendamente grande ¿no? Podrías estar preguntándote ¿es esta la hamburguesa más grande del mundo? No, no lo es. El récord mundial de la hamburguesa más grande jamás elaborada va para una hamburguesa hecha en Carlton, Minnesota, en 2012. Esa hamburguesa pesaba más de 914 kilogramos, y tenía 27 kilos de tocino, 23 de lechuga, 23 de cebolla, 18 de pepinillos y 18 de queso.

¿Tal vez tienes hambre de saber lo que esta cosa cuesta? Bueno, ciertamente no es la hamburguesa más cara: el “Glamburger” te costaría $1,768 dólares. Esta patada a tu billetera contiene trufa negra y una patata de carne de Kobe Wagyu de Japón, un poco de azafrán iraní, caviar de beluga, langosta canadiense, hoja de oro, brie de trufa negra, venado de Nueva Zelanda y, para rematar, algo de trufa blanca.

Puede ser que estés anhelando saber la historia de qué es lo que sucede en (o a) tu cuerpo cuando comes algo como esto. Podría traer a la Sra. Frizzel (del autobús mágico) y llevarte a la boca humana. Juntos podríamos experimentar de primera mano la inundación repentina de saliva (podemos casi ahogarnos) a medida que el cuerpo se prepara para descomponer la comida, o podríamos entrar en el torrente sanguíneo y observar en detalle el proceso por el cual la energía calórica de los alimentos se descompone en unidades básicas, como la glucosa, por las mitocondrias celulares. Un día en la vida de una célula mitocondrial sería un fascinante cambio de ritmo.

Puede ser que tengas hambre por saber quién iba a comer una de estas hamburguesas. Bueno, Joey Chestnut sería al menos uno. En la actualidad es el recordista mundial de comer hamburguesas. Se las arregló para echar atrás el revólver y acabar con108 hamburguesas en 8 minutos y así ganar ese título.

Tal vez estás hambriento por saber la historia de la hamburguesa, y estarías más satisfecho sabiendo cómo esta bestia culinaria llegó a existir. Descubrí que las hamburguesas tienen una historia larga e internacional. Por ejemplo, hay evidencia de que en el siglo XII-XIII Genghis Khan y su ejército comieron las “primeras” hamburguesas. Genghis Khan y su ejército permanecían en sus monturas durante largos períodos de tiempo, a veces días sin desmontar jamás. Tenían pocas oportunidades de construir un fuego y así cocinar sus comidas. Al parecer, tomaron raspaduras de cordero y los formaron en hamburguesas planas. Luego, “ablandaron” la carne, poniéndola bajo las sillas de sus caballos mientras cabalgaban en la batalla. Cuando llegaba el momento de comer, por lo menos horas y posiblemente días más tarde, la carne se comía cruda, después de haber sido ablandada por la silla y la espalda del caballo.

En caso de que la hayas olvidado… aquí está de nuevo:

Tal vez encuentres esta imagen grotesca, ¿te revuelve, verdad? Quizás sientes esa tensión entre lo que es saludable / insalubre, o tal vez sientas un perturbador -incluso inquietante- sentido de gula y la realidad de que muchas personas en nuestro mundo están muriendo de hambre. Podrías probar, a nivel filosófico, lo que esta hamburguesa dice sobre las inequidades globales que existen.  Incluso puedes sentir un cierto idealismo. Podrías alimentarte ahora de teorías y puntos de vista éticos / personales detrás del carnívorismo, el vegetarianismo, contra el veganismo. Éticamente ¿qué declaración hace esta hamburguesa sobre los derechos de los animales? Nutricionalmente, ¿qué preocupaciones te evoca en relación a la salud y el bienestar? Ambientalmente, los impactos ecológicos de la producción de carne han sido bien documentados, incluyendo la contaminación a través del uso de combustibles fósiles, el metano animal, los residuos de efluentes, hasta el consumo de agua y tierra. Por lo tanto, educadores, frente la pregunta de cómo “alimentar la mente y nutrir la imaginación” de nuestros estudiantes, siempre debemos reconocer que nuestros estudiantes entran en nuestras aulas hambrientos de conocimiento. Los seres humanos aman aprender De hecho, los estudiantes de todas las edades tienen vidas emocionales e imaginativas activas que son estimuladas y cautivadas por diferentes aspectos del mundo. Mi objetivo esta noche era que experimentaran las diferentes dimensiones de la imaginación. Estas características que evocaron tu imaginación y emociones no son “ganchos” para el aprendizaje, son en realidad herramientas poderosas en el corazón de todo lo que implica hacer sentido, lo que implica crear lo significativo. Son herramientas para hacer memorable el conocimiento. La pregunta es ¿sabes de qué tiene hambre tus estudiantes? Reemplacemos “hamburguesas” por biomas, o fracciones, o fotosíntesis, o pronombres o puntuación, o algebra, o alegoría, o [INSERTA ALGO QUE ENSEÑES AQUÍ].

Ocupa las herramientas cognitivas correctas y podrás alimentar las mentes y corazones de tus estudiantes. ALIMENTA la información extrema, rara, bizarra de tus estudiantes sobre los temas que enseñas. ALIMENTALOS con las dimensiones humanas, la historia y-sin importar el tema- una “narración” la cual los deje emocionalmente comprometidos (¡No crear ficciones!). ALIMENTA sus emociones con imágenes vívidas que den sentido y comprometan el cuerpo en el aprendizaje. ALIMENTA a los pensadores filosóficos con generalizaciones y teorías que ofrezcan un sentido de “Verdad” y luego remécelos con anomalías que requieran más conocimiento, pensamiento crítico y creativo. Espero que se me unan e “imaginen la educación”-imaginED-que deja a los estudiantes inspirados-hambrientos de más aprendizaje.  El último bocado: Es neurobiológicamente imposible aprender algo sin comprometer las emociones, así que evoquen la imaginación y alimentes las mentes y corazones de sus estudiantes. (Porqué todo el aprendizaje necesita emocióninvestigación de la Dr. Immordino-Yang’s en neurociencia afectiva)

¿Retroalimentación?

Entonces, ¿evocó el post tus emociones y/o tu imaginación? ¿Experimentaste el poder de las herramientas cognitivas que utilicé? Estoy pensando en usar esta presentación de 5-minutos en mis seminarios para introducir Educación Imaginativa¿idea loca? ¿buena idea?

Lecturas en Español 

 

 

 

Print Friendly